martes, 1 de febrero de 2011

amistades y otras bobadas...

Cuándo uno es joven, suele pensar que los amigos son para toda la vida. Y puede que algunos lo sean.

Pero el hacerse mayor supone una evolución, un cambio en la personalidad que convierten a los que creíste tus amigos para toda la vida, en meros conocidos a los que cada vez intentas ver menos.

¿Culpa? De todos o de ninguno, eso está claro... cómo cualquier ruptura la culpa está repartida. Pero cuándo te das cuenta de que eres el único que no has podido seguir el discurrir de la marea, te preguntas ¿acaso la brújula ha dejado de funcionar?

4 comentarios:

Trabubu Rojo dijo...

La verdad es que es una cosa que me da bastante pena, el hecho de que muchas amistades que creía buenas se vayan perdiendo, y el caso es que somos nosotros mismos los que tenemos la culpa.

Anónimo dijo...

Esto que cuentas me ha pasado, y la verdad, no fue fácil asumir mi parte de culpa. Creo que en parte se debe a la pregunta final que dejas en tu post.

La mía se paró. Ahora mismo no tengo duda de ello. O quizás nunca me funcionó bien.

Sk

polilla dijo...

no cargues con toda la culpa, seguro que no es toda tuya....

Carmen dijo...

Hola polilla, gracias por tu comentario. Me preguntas sobre la congelación en botes de cristal. A mí me resulta cómodo porque puedo ahorro tiempo. Comparado con la congelación en cubiteras es más rápido. Es importante no llenar el bote hasta arriba ya que las salsas aumentan de volúmen al congelar y, de esta manera, evitaremos que los botes se agrienten. Tampoco cierres la tapa, simplemente repósala sobre el bote, por la msima razón.

Para descongelar, pasa el bote a la nevera un par de días antes de cosumirlo para que se descongele despacio.

Espero haberte ayudado y que me visites más a menudo.

Un saludo desde España :)