domingo, 21 de diciembre de 2008

un púlpito en la inmensidad

Una de mis grandes pasiones es viajar. Pero la falta de tiempo, y sobre todo, la falta de dinero hace que disfrute de esa pasión menos de lo que me gustaría.

Son muchos los sitios que tengo intención de llegar a ver algún día, y de vez en cuando iré posteando sobre alguno de esos sitios que tengo en mi lista de 'futuribles' y sobre algunos de los lugares en los que ya he estado.

Y uno esos sitios que tengo intención de ver algún día, es lo que se conoce como "El Púlpito" en Preikestolen.

Los países nórdicos siempre me han atraído mucho: los fiordos, Laponia, el fenómeno de la Aurora Boreal... hay muchas razones para visitar Escandinavia. Pero por ahora solo he podido ir a Finlandia (de ésto hablaré otro día), pero hoy nos pararemos en un rinconcito de Noruega.


'El Púlpito' se trata de una roca, en concreto, un saliente que se asoma sobre el fiordo de Lyse (el fiordo de la Luz), con una caída vertical de 604 metros. La meseta superior mide unos 25 x 25 metros. Visto desde abajo, como se ve en la foto, parece la quilla de un barco que se asoma de entre la roca.

Para llegar hasta allí, la 'excursión' no parece demasiado complicado: "la excursión hasta este púlpito de piedra, enclavado a 600 metros de altura, exige al menos dos horas de subida y una hora y media de bajada en medio de un paisaje que reúne prados, lagunas glaciares y casitas con techos de corteza de abedul. El camino tiene un nivel de dificultad media"

Pero me da la sensación, que tanto si uno está acostumbrado o no a caminar o a hacer senderismo, merece la pena el esfuerzo, y es que las vistas desde allí son increíbles.

No puedo imaginarme la sensación de estar allí, sintiéndose tan pequeñito ante la magnitud de la naturaleza.

2 comentarios:

Paria dijo...

Yo soy más de las tierras altas, de Irlanda, anglófilo en general. Sin embargo Trondheim es un sitio al que iré un día de estos. Y ya puesto me intentaré recorrer Noruega.

pau dijo...

Pues oye, te pilla cerca... no dejes de visitarlo entonces... sería pecado estar tan cerquita y no verlo...

en irlanda nunca he estado, y eso que hubo una temporada que vivía cerca, pero es de esos sitios que tengo pendientes